Aguaje, Compradores nacionales

TAMAÑO

No se cuenta con información suficiente como para construir la curva de demanda del aguaje y sus productos en el territorio, pero se pueden describir algunas de sus características.

En primer lugar, supuestamente la mayor parte de la población local es potencial demandante de aguaje o productos de aguaje, por su definida preferencia por esta fruta, pero, independientemente de su capacidad adquisitiva o el nivel de precios, su consumo está limitado por razones de saturación y salud, lo que determina que la curva de demanda tienda a hacerse vertical y rígida a precios muy bajos.

En segundo lugar, la marcada preferencia de los consumidores locales por la fruta haría que si los precios subiesen mucho aún habría un estrato de población que no sustituiría la fruta por otra. Esto haría que la curva de demanda tendiese a ser vertical a precios altos, lo que, combinado con lo mencionado en el anterior párrafo, determina que la demanda real se desarrolle dentro de un rango de cantidades mínima y máxima de consumo, las que, sin embargo, todavía no están bien determinadas.

En tercer lugar, dado que la mayor parte de los consumidores de aguaje tienen una capacidad adquisitiva relativamente baja, se puede suponer que la demanda tendrá un comportamiento típico descendente de izquierda a derecha solamente dentro de un rango de precios relativamente bajos. Dentro de ese rango, la demanda sería muy elástica al precio, pero por encima o por debajo de ese rango se vuelve inelástica. En el Gráfico 5 se presenta la curva teórica de la demanda de la cadena, en la que el rango de precios en el que la demanda es elástica es p1p2

Por estas características, la cadena productiva del aguaje se ha desarrollado con pequeños márgenes de ganancias y tiene limitaciones para su crecimiento interno.

CARACTERIZACIÓN DEL TIPO DE CONSUMO

El consumo del fruto del aguaje se hace con fines alimenticios. No es un consumo con fines industriales oleaginosos, o cosméticos u otros similares. Los principales consumidores finales son las familias y los restaurantes. Este consumo depende mucho de los gustos y preferencias de los consumidores. No es alimento de primera necesidad (por lo menos si aplicamos el concepto que predomina en los medios oficiales), no integra la canasta básica del poblador amazónico, por lo que su consumo se puede calificar de complementario. En muchos casos es resultado de un “antojo”, o bien, se usa como pretexto o complemento de momentos de ocio. Lo mismo puede decirse de los productos del aguaje (bebidas, chupetes, helados).

ESTACIONALIDAD

Ni el mercado regional ni el nacional presentan estacionalidad en la demanda.


PERSPECTIVAS DEL CONSUMO

De mantenerse las condiciones que prevalecen actualmente en el mercado del aguaje, el consumo de esta fruta en el territorio y, en general, en la región, aumentará en los próximos años fundamentalmente al ritmo del crecimiento vegetativo de la población, el cual se estima entre 2 y 3 % anual (ver acápite 4.5.C, Sucesos que afectan positiva o negativamente la cadena).

Los índices de remuneraciones se han mantenido relativamente estables en términos reales en los últimos diez años (ver Gráfico 2), y no se prevé ningún cambio importante de tendencia en el corto o mediano plazo. Por ello, no es de esperarse un incremento en el consumo de aguaje o productos del aguaje en el futuro próximo debido a un aumento de ingresos de los consumidores.


PRODUCTOS SUSTITUTOS

Como fruta de consumo directo el aguaje tiene varios productos sustitutos, pero su capacidad de sustitución es baja. Es decir, es muy común ver personas comiendo frutos madurados de aguaje por las calles, plazas, colectivos y otros lugares de la ciudad, además de sus casas, pero no es común ver a esas mismas personas comiendo algún otro fruto en las mismas circunstancias, salvo ocasionalmente el umarí el coco o el pijuayo cocinado, pero de manera muy limitada.

Existe gran cantidad de frutas que se usan para la preparación de bebidas en la región, tales como el ungurahui, el camu camu, la cocona, el ubos, el tumbo, el arazá, la anona, el copoazú, la guanábana, la guayaba, el macambo, el maracuyá, la papaya, la piña, la naranja y otros. Debido a esto, el consumo de aguaje en la forma de bebidas es limitado. Tiene muchos productos sustitutos y la preparación de la aguajina (refresco de aguaje) es un poco trabajosa. Incluso las chichas y los refrescos de sobre resultan productos sustitutos del aguaje para estos fines.

En la preparación de chupetes y helados se usan varias frutas, sobresaliendo el coco y el ungurahui, pero también el camu camu, la guayaba brasileña, el umarí, el pijuayo, el ubos, el mango y otros, así como sabores artificiales (fresa y chocolate), pero la capacidad de sustitución de estos sabores es baja.

La mayor parte de los productos sustitutos del aguaje son estacionales, por lo que la mayor competencia que hacen es en su estación, cuando por su abundancia el precio se reduce bastante y entonces se vuelve atractivo su consumo.

 

R.R.H.H. RELACIONADOS   Detalle
Nombre: MESIA GUERRA  GABRIELA País: Perú;  Grado: Universitario;  Profesión: Agronomía  
     

 

DOCUMENTOS RELACIONADOS Tipo Archivo Detalle
Precios del Aguaje - SIMAL. Documento  
Articulo Demanda de Aguaje en Iquitos. Documento  
Diagnostico Demanda Aguaje Iquitos Documento  
Anexo Indices de Remuneraciones. Documento  
Anexo Producción y Precios DRAL Documento  
       

Socios