Castaña orgánica, Normas relativas al recurso

NORMAS LEGALES 

Las principales normas que reglamentan el manejo forestal y el manejo de la castaña son, según orden cronológico, las siguientes:

• Ley Nº 26821 - Ley Orgánica para el Aprovechamiento Sostenible de los Recursos Naturales, del 10 de junio de 1997.

• Ley Nº 26839 - Ley sobre la Conservación y el Aprovechamiento Sostenible de la Diversidad Biológica, del 17 de junio de 1997.

• Ley Nº 26834 - Ley de Áreas Naturales Protegidas, del 30 de junio de 1997.

• Ley Nº 27037 - Ley de Promoción de la Inversión en la Amazonía, del 30 de diciembre de 1998.

• D.S. Nº 010-1999-AG - Aprueban el Plan Director de Áreas Naturales Protegidas, del 11 de abril de 1999.

• D.S. Nº 014-2000-AG - Declaran de interés nacional el aprovechamiento sostenible y la transformación con fines industriales y comerciales de la castaña, del 7 de mayo del 2000.

• Ley Nº 27308 - Ley Forestal y de Fauna Silvestre, del 16 de julio del 2000.

• D.S. Nº 014-2001-AG - Reglamento de la Ley Forestal y de Fauna Silvestre, del 9 de abril del 2001.

• D.S. Nº 038-2001-AG - Reglamento de la Ley de Áreas Naturales Protegidas, del 22 de junio del 2001.

• D.S. Nº 044-2002-AG - Establecen precisiones y prohibiciones relativas al aprovechamiento de recursos forestales maderables en las concesiones con fines no maderables para otros productos del bosque, del 14 de julio del 2002.

• R.J. Nº 131-2003-AG - Formato de contratos de concesiones forestales, del 12 de septiembre del 2003.

• R.I. Nº 004-2003-INRENA-IFFS - Directiva sobre Otorgamiento de Permisos de Aprovechamiento Forestal de Tierras de Propiedad Privada, del 16 de abril del 2003.

• R.S. Nº 010-2003-AG - Aprueban el valor de derecho de aprovechamiento de productos forestales diferentes a la madera, del 27 de marzo del 2003.

• R.J. Nº 053-2003-INRENA - Aprueban términos de referencia de planes de manejo forestal de productos forestales diferentes a la madera, del 28 de abril del 2003.

• R.J. Nº 055-2003-INRENA - Términos de referencia para la formulación del Plan de Manejo complementario para castaña, del 28 de abril del 2003.

• R.J. Nº 033-2004-INRENA - Modifican el formato de contratos de concesión de castaña, del 23 de febrero del 2004.

• Ley Nº 28611 - Ley General del Ambiente, del 13 de octubre del 2005.
• R.D. Nº 030-1997-MA-DSRA-MD-RI - Prohíbe el otorgamiento de títulos de propiedad en áreas forestales donde se encuentren la castaña y la shiringa.

• R.J. Nº 259-2002-INRENA - Formato de contrato de concesión para el manejo de aprovechamiento de productos forestales diferentes a la madera.

• R.J. Nº 146-2003-INRENA - Modificación del formato de contrato de concesión para el manejo y aprovechamiento de productos forestales diferentes a la madera.

• Directiva Nº 018-2004-INRENA-IFFS - Permiso para el aprovechamiento de recursos forestales maderables en concesiones forestales con fines no maderables para otros productos del bosque.

• R.M. Nº 00729-81-AG-DGFF - Declara vedada, por tiempo indefinido, la tala y quema de árboles de castaña.

• Resolución de la SUNARP N° 070-2006-SUNARP/SN - Aprueban la directiva N° 001-2006-SUNARP/SN, que regula la inscripción de las concesiones forestales, de fauna silvestre y para forestación y reforestación en registros públicos, del 14 de marzo del 2006.


LEY Nº 27308: LEY FORESTAL Y DE FAUNA SILVESTRE Y SUS AVANCES EN LA ACTIVIDAD CASTAÑERA 

En el año 2000, se promulgó la Ley 27308, Ley Forestal y de Fauna Silvestre, y por D.S. Nº 014-2001-AG, del 9 de abril del siguiente año, se aprueba su reglamento.

A través de la citada ley, el Estado peruano plantea los mecanismos y establece las pautas de otorgamiento de derechos de aprovechamiento, mediante contratos de concesión, para la recolección de la castaña amazónica en superficies de 10 mil hectáreas como máximo y hasta por 40 años renovables.

Presentamos comentarios sobre avances logrados en los temas referidos a los títulos de la ley que tienen mayor pertinencia en relación con la actividad castañera: ordenamiento territorial, manejo y aprovechamiento de recursos forestales, reforestación, así como controles, infracciones y sanciones.

Ordenamiento territorial

Se refiere al ordenamiento físico de la superficie de los bosques de castaña de acuerdo a sus características. Los principales esfuerzos en este sentido han sido desplegados por proyectos de formalización desde el año 2001, financiados principalmente por la cooperación internacional y ejecutados por las siguientes organizaciones: Conservación Internacional, CESVI, ACCA, FONDEBOSQUE, WWF y la Jefatura de la Reserva Nacional Tambopata. Además, un pequeño porcentaje de casos ha sido trabajado por cuenta de los concesionarios y realizado por consultores forestales independientes en la modalidad de services.

Considerando la importancia de adecuar la actividad castañera a las mencionadas normas, las ONG empiezan a liderar el proceso, siendo el primer paso el de Pronaturaleza con el ordenamiento castañero en la Reserva Nacional Tambopata entre los años 1998-2000; complementado y actualizado por ACCA en el año 2003; y finalmente, desde ese año hasta la fecha, por la Jefatura de la Reserva Nacional Tambopata con apoyo de ONG como Conservación Internacional, CESVI y ACCA. Todas estas entidades en conjunto han culminado el ordenamiento de un total de 98 áreas castañeras zonificadas en el ámbito de la mencionada área protegida.

Después de cinco años de implementación de la Ley Nº 27308, con el apoyo de ACCA se ha conseguido el saneamiento físico legal de un 85% de las concesiones (Tahuamanu 98% y Tambopata 65%, aproximadamente). Asimismo, actualmente ACCA apoya la formalización en la comunidad nativa Infierno como parte del proyecto “Bosque y Vida”.

En las áreas que aún no han sido formalizadas (15% aproximadamente) existen conflictos de superposición con las siguientes modalidades:

• Superposiciones entre áreas castañeras, por deficiencias técnicas en el uso y aplicación de metodologías que incluyen sistemas de posicionamiento global.

• Superposiciones de castañales con concesiones madereras, originadas principalmente por la entrega de concesiones forestales sin considerar derechos de posesión adquiridos por castañeros asentados en la misma área concesionada.

• Superposiciones de castañales con concesiones mineras, generalmente en el sector de Garrapatayoc sobre el río Madre de Dios y en creciente magnitud en las márgenes de los ríos Pariamanu, Pariamarca y sus quebradas afluentes. Esta situación se origina por discrepancias intersectoriales entre Energía y Minas y Agricultura.

• Superposiciones con predios agropecuarios, que se presentan mayormente en las zonas adyacentes a las carreteras y principales vías de penetración, originadas por una descoordinación interinstitucional entre el Proyecto Especial Titulación de Tierras y Catastro Rural (PETT) y el INRENA.

Para los concesionarios se agrava el problema dado que INRENA se desentiende del conflicto de superposición, dejando la responsabilidad de la solución a los afectados o a través de la vía judicial. Ocurre lo mismo en caso de acciones ilegales (invasión de áreas, robo de producto, entre otros) dentro de la concesión.

Organizaciones que prestaron apoyo en el ordenamiento territorial de castaña en la Reserva Nacional de Tambopata

 

ORGANIZACIÓN
TOTAL
AÑOS
ACCA: Proyecto “Conservando castañales”.
43
1997
Rainforest Alliance, PRONATURALEZA, RNTAMB y otras: “Elaboración de planes de manejo Briolo”.
37
2002
Acuerdo RNTAMB y ACCA.
4
2003
CI: “Proyecto de apoyo a la actividad castañera”.
3
2003
ACCA: Proyecto “Conservando castañales”.
2
2004
RNTAMB (*).
7
2004, 2005
Asesor particular.
2
2005
(*) Falta realizar un ordenamiento castañero.
Fuente: Reserva Nacional de Tambopata – INRENA


 

 

 

 

Manejo y aprovechamiento de recursos forestales

Se refiere a los planes de manejo de las concesiones forestales con fines no maderables.

La mayoría de concesionarios formalizados, a pesar de contar con un Plan de Manejo y un Plan Operativo Anual (POA) aprobados, no perciben claramente su importancia, implicancia y utilidad. Los entienden más bien como un requisito para obtener el contrato y no como una herramienta de gestión y manejo de los recursos naturales existentes en el castañal. En el Segundo Encuentro de Castañeros de Madre de Dios, realizado en enero del 2006, se concluyó que la formulación de planes operativos es complicada, costosa y de tramitación engorrosa.

Esta situación se agudiza por la inexistencia y consecuente no aplicación de normativas de Buenas Prácticas de Recolección que permitan uniformizar criterios de manejo que sean armonizados y eviten subjetividades en la elaboración y evaluación de documentos técnicos.

En los últimos años ha habido esfuerzos de capacitación en manejo y calidad desarrollados por SENASA, ACCA, CANDELA PERÚ y FONCODES.

Un contrato de concesión también otorga al castañero derechos de aprovechar otros recursos del bosque, siempre y cuando esté sustentado en el plan de manejo y en el plan complementario correspondientes. Los que se consideran con mayor potencialidad son uña de gato, shiringa, ungurahui y plantas medicinales.

Sin embargo, en la actualidad, no existe una correcta identificación de recursos ni de mercados para ellos; tampoco hay difusión de potenciales productos aprovechables, limitando así la generación de ingresos complementarios con prácticas sostenibles para los concesionarios. No existe información validada para desarrollar los estándares de recolección sostenible de esos productos potenciales.

Reforestación

El Estado promueve la reforestación en tierras de capacidad de uso mayor forestal sin cubierta vegetal o con escasa cobertura arbórea, en todo el territorio nacional, mediante concesiones por períodos renovables de 40 años, de acuerdo al reglamento en vigencia.

Todo aprovechamiento de recursos provenientes de acciones de reforestación está a disposición del concesionario de manera libre gratuita, previo registro de la plantación e informe al INRENA.

Es necesario emprender labores de socialización de experiencias de reforestación con castaña, para así amortiguar la creciente caída de árboles productivos y ante el incremento de la colonización y ocupación de áreas para realizar agricultura migratoria.

En el marco del proyecto INRENA-ITTO “Repoblamiento forestal con especies tropicales valiosas en sistemas agroforestales en la provincia de Tambopata”, ejecutado desde mayo de 1996 hasta abril de 1999, se ha obtenido la participación de 55 comunidades y aproximadamente 500 agricultores asentados a lo largo de los ejes viales Puerto Maldonado-Santa Rosa (37 comunidades) y Puerto Maldonado-Mavila (18 comunidades). 

El esfuerzo de reforestación se ha concentrado en especies como caoba, castaña, tornillo y cedro, habiéndose distribuido 75,511; 19,056; 65,126 y 13,607 plantones respectivamente, de un total de 703,513 plantones. Fueron establecidas 1,500 hectáreas de plantaciones forestales. A la fecha no se sabe mucho de las áreas sobrevivientes (Proyecto INRENA – ITTO PD 9/95 REV. 2 (F), 1999).

Entre 1987 y 1995 el Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana (IIAP) desarrolló entre sus líneas de investigación la agroforestería, teniendo como componente principal la castaña asociada con frutales nativos y exóticos, tales como pastos leguminosos, pacae, mango, marañón, palta, coco y pijuayo. En el año 2000 estudió sistemas agroforestales asociados de castaña-caoba y castaña-pasto brizanta.

De 1999 al 2001 el IIAP elaboró documentos técnicos de manejo de castaña en temas como productividad, regeneración natural, poda, tratamientos, floración, polinización, fecundación, entre otros (Cuculiza, Pedro - 1999).

Los siguientes años investigaron temas como presencia de agentes polinizadores en una plantación de castaña, respuesta de las plantas de castaña a dos dosis de aplicación de ácidos húmicos y fúlvicos, informe técnico sobre instalación de plantas portainjerto de castaña en jardín clonal y una primera aproximación en microzonificación en áreas con aptitud para plantaciones de castaña (Corvera, Ronald – 2001).

Las áreas aptas, medianamente aptas y no aptas para el desarrollo de Bertholletia excelsa en Madre de Dios se muestran en el siguiente mapa, que se desarrolló valorando los criterios ambientales a nivel regional, teniendo como resultado un consolidado de áreas con aptitud agroecológica, de las cuales 1’323,355 ha (16%) correspondieron a áreas aptas, 1’815,449 ha (22%) a áreas medianamente aptas y 5’234,491 (62%) a áreas aptas (Corvera y Suri, 2006).

En lo que respecta a las áreas deforestadas y su potencialidad para el establecimiento de sistemas agroforestales con Bertholletia excelsa, basados en los niveles de deforestación actual, que abarca 141,885 ha del territorio de Madre de Dios, y considerando su gran potencialidad se sugiere que 49,496 ha (35% del área deforestada) poseen características aptas, 53,790 ha (38%) medianamente aptas y 38,599 ha (27%) no son aptas, tal como se muestra en el gráfico siguiente (Corvera y Suri, 2006).

Control, infracciones y sanciones

La actividad castañera está sujeta a los siguientes controles:

• Seguimiento y evaluación de los planes de manejo y planes operativos anuales de parte del INRENA.

• Obtención de Guías de Transporte Forestal (GTF), emitidas por el INRENA, sujetas a volúmenes preestablecidos al inicio de cada zafra.

• Obtención de certificados CITES para la exportación de la castaña amazónica.

Este sistema ha generado la venta del producto de manera ilegal y, como consecuencia, la aparición de un “mercado negro” de compra-venta de Guías de Transporte Forestal (GTF). En cuanto a la elaboración y correspondiente evaluación del Plan de Manejo y del Plan Operativo Anual se ha creado un “cuello de botella” en la Administración Técnica del INRENA, limitando el pleno uso del derecho alcanzado con la suscripción del contrato de concesión, creando preocupación en el concesionario.

RÉGIMEN DE CONTRIBUCIONES

Hasta el año 2004, los concesionarios castañeros no requerían contar con el Registro Único de Contribuyente (RUC) para realizar sus operaciones comerciales. El documento que las amparaba era la liquidación de compra que emiten las compañías compradoras.

Este régimen de liquidaciones de compra sigue vigente pero ya no puede ser utilizado por los castañeros a partir de los requisitos establecidos y exigidos por el INRENA. Actualmente para solicitar y suscribir un contrato de concesión de castaña ante el INRENA es necesario obtener el RUC. Por este motivo, cambia la condición del productor rural frente a la SUNAT y lo obliga a escoger un nuevo régimen de tributación.

Existen diferentes regímenes de tributación en el caso de contar con RUC. En todos los casos, implica mayores complicaciones para cumplir con los procedimientos exigidos en cada uno de ellos. Algunos de ellos implican incluso la obligación de llevar libros contables, sustento formal de todos los gastos, así como declaraciones periódicas a la SUNAT.

Debido a que INRENA tomó como base los contratos de concesión forestal para madera se mantuvieron requisitos que no corresponden a la realidad del productor castañero, llegando a incluirlo en el Texto Único de Procedimientos Administrativos (TUPA) del INRENA aprobado en el 2004.

El castañero, que ahora se encuentra obligado a contar con su RUC, tiene que adecuarse a nuevos regímenes de tributación que en la práctica se reducen a dos.

El régimen general o amazónico

Obliga al castañero a contratar a un contador, llevar hasta cuatro libros contables, incluir y registrar los sustentos formales de todos los gastos, así como declaraciones periódicas y el balance general anual presentados a la SUNAT. Este régimen permite al castañero emitir facturas de venta, rige todo el año y no hay manera de suspenderlo.

El Régimen Único Simplificado (RUS)

Este régimen no obliga a la teneduría de libros, ni tampoco a contratar a un contador. Tampoco es necesaria la presentación de declaraciones periódicas. Se trata de una tributación mensual escalonada y por un período determinado en función del nivel de ventas de cada mes que el contribuyente tenga activo su RUC. Este régimen se puede suspender temporalmente a través de una solicitud dirigida a la SUNAT y se puede reabrir de la misma forma. El contribuyente solo puede emitir boletas de venta y no facturas.

TRÁMITES LEGALES

Como ya se ha dicho, los trámites son distintos según las zonas castañeras se encuentren dentro o fuera de un Área Natural Protegida (ANP).

Los productores cuyos castañales están dentro de ANP dependen administrativa y técnicamente de la Jefatura del Parque Nacional Bahuaja-Sonene y de la Reserva Nacional Tambopata, con sede en Puerto Maldonado. En dicha dependencia deben solicitar su permiso de ingreso a la zona de aprovechamiento. Dentro de esta modalidad se encuentran aproximadamente 110 castañeros que ocupan un área estimada de 120 mil hectáreas.

Los castañales que se hallan fuera de ANP deben realizar sus trámites ante la Administración Técnica Forestal y de Fauna Silvestre, que se divide en dos áreas: (a) área de la provincia de Tambopata y Manu con sede en Puerto Maldonado y (b) área de la provincia de Tahuamanu, con sede en la localidad de Iberia; administran un aproximado de 800 y 150 concesiones, respectivamente.

Para obtener la aprobación del Plan General de Manejo Forestal para el Aprovechamiento de Productos Forestales No Maderables-Castaña (Plan de Manejo) y de su Plan Operativo Anual (POA), un castañero fuera de ANP debe cumplir los siguientes requisitos:

• Poseer el contrato de concesión: Este contrato es emitido hasta por un período de 40 años. En él se señala que el plazo legal para la presentación del Plan de Manejo es de seis meses contados a partir de la fecha de emisión del contrato; su incumplimiento es causal de anulación de este .

• Preparar expediente técnico: Elaboración del Plan General de Manejo de Castaña que comprende: (a) la fase de campo: ordenamiento, inventarios, descripción de la zona, caracterización de la cosecha y del aprovechamiento y (b) la fase de gabinete, que consiste en el uso y llenado de los términos de referencia para la formulación del Plan de Manejo.

• Presentar Plan de Manejo a INRENA: Para su respectiva evaluación. INRENA puede solicitar el levantamiento de las observaciones necesarias para la aprobación del expediente presentado. El pago por derecho de aprobación del Plan de Manejo (0,5% de la U.I.T. ) es único y se hace en razón de lo dispuesto en el procedimiento 02 del TUPA del INRENA. Similar proceso se sigue para la aprobación del Plan Operativo Anual (POA), que se presenta posteriormente.

• Aprobación del Plan de Manejo: Corrobora la aceptación de parte del INRENA de lo descrito en el Plan de Manejo mediante la resolución correspondiente.

• Emisión de la resolución de aprobación del Plan de Manejo: Esta resolución es el documento oficial de aceptación y establecimiento de los compromisos de parte del concesionario castañero. En el caso de la resolución de aprobación del POA es el documento que permite la movilización interna del volumen de castaña. El trámite de aprobación del POA debe realizarse en cada zafra y debe ser presentado antes del inicio de esta, normalmente a finales de octubre.

Como puede apreciarse, la movilización de castaña (obtención de GTF) es confusa y engorrosa. Cada año varían tanto los documentos solicitados como los procedimientos, en muchos casos sin sustento técnico. Adicionalmente existe el trámite de aprobación del Plan Complementario, que posibilita la extracción de madera u otros recursos dentro del castañal.

Socios