Aguaje, Diagnósticos de la actividad productiva

Análisis de la importancia económica de la cadena: empleo e ingresos para el territorio
Sobre la base de un consumo promedio de 12 T diarias de fruto de aguaje en el mercado (Iquitos), se ha calculado el empleo e ingresos generados. En el Cuadro 1 se presenta el resumen de puestos de trabajo e ingresos generados por la cadena del aguaje.

ETAPA Y CATEGORÍA
EMPLEO GENERADO
INGRESOS BRUTOS (S/.)
VALOR DE LA CADENA (S/.)
EXTRACCIÓN:
 
 
 
Extractores
1,140 puestos temporales
765,000
 
COMERCIALIZACIÓN:
 
 
 
Transportistas (Fletes)
 
150,000
 
Cargadores
200 puestos temporales
82,500
 
Transportistas urbanos
 
55,000
 
Acopiadores
60 puestos temporales
30 ayudantes eventuales
414,000
 
Vendedores de fruto verde
30 puestos permanentes
60 ayudantes eventuales
810,000
810,000
Vendedores de masa
21 puestos permanentes
40 ayudantes eventuales
840,000
588,000
Mayoristas
15 puestos permanentes
30 ayudantes eventuales
1´175,000
 
TRANSFORMACIÓN:
 
 
 
Chupeteros
48 puestos permanentes
1´786,500
1´786,500
Heladeros
14 puestos permanentes
253,500
253,500
TOTAL
 
 
3´438,000
 Cuadro 1.- Empleo e ingresos generados por la cadena del aguaje. 2004

Sucesos que afectaron positiva o negativamente la cadena
El factor crecimiento de la población del territorio ha contribuido al aumento de la magnitud de la cadena en proporción directa a las tasas anuales de crecimiento poblacional, que han sido crecientes en el periodo 1940 – 1993, hasta llegar a un máximo del 3 % anual, pero que desde ese año a la fecha puede haber disminuido, estimándose su contribución actual entre 2 y 3 % anual. Por otra parte, el nivel de ingresos de la población, que se ha mantenido relativamente estable en los últimos años, en términos reales, no presenta una contribución clara al crecimiento o decrecimiento de la cadena productiva del aguaje. Las fluctuaciones en el nivel de precios del aguaje dependen fundamentalmente de las situaciones de escasez o abundancia de la fruta, lo que a su vez depende del estado de conservación de los aguajales. El agotamiento de las zonas de abastecimiento determina altibajos en el abastecimiento que afectan a la cadena a través de las variaciones cotidianas de los precios. No existe ninguna evidencia de que haya habido cambios en la estructura de la distribución de beneficios que hayan afectado significativamente a la cadena en los últimos años.

Cambios en el contexto social
El marco social en el que se desarrolla la cadena productiva del aguaje no ha presentado cambios significativos en los últimos años, en la región.
Dado que la mayor parte de la cadena se desarrolla en un medio de informalidad, el marco social donde se generan los contratos (en el sentido de compromisos que las partes cumplen, sean escritos o no), es de primera importancia. Por ejemplo, los habilitadores emplean este marco social para asegurar la devolución de sus préstamos. La fuerza de los vínculos al interior de los grupos sociales depende de la intensidad de aplicación del principio de la reciprocidad y son esos vínculos los que determinan el contexto donde se pueden generar compromisos que las partes cumplen.

COMPETENCIA REGIONAL DE CADENAS SIMILARES

El mercado regional de aguaje es prácticamente un mercado cautivo y no encara verdadera competencia de cadenas similares. Dado que los gustos y preferencias de los consumidores regionales están bien definidos a favor del aguaje, y dado que no se pueden cambiar en el corto o aún mediano plazo, no se ha podido identificar ningún producto que se pueda decir que le haga competencia al aguaje.

Además, a pesar de que en la región existen muchas frutas nativas e introducidas que se consumen por su sabor y alguna otra cualidad adicional, casi todas ellas son estacionales (algunas marcadamente estacionales). Solamente el aguaje llega en todas las estaciones al mercado de Iquitos, aún cuando hay épocas de mayor abundancia que otras. Las zonas de abastecimiento de aguaje, por su ubicación geográfica, presentan diferencias en sus regímenes de creciente y vaciante, de manera que cuando una termina su época de producción, otra la sustituye.

Las frutas que más utilizan las chupeterías, además del aguaje, son el coco y el ungurahui. También usan camu camu, guayaba brasileña, umarí, pijuayo, ubos y mango. Así mismo, usan sabores artificiales de fresa y chocolate. Las frutas que usan las heladerías además del aguaje son: coco, camu camu, guayaba brasileña, ungurahui y ubos, además del chocolate. Ninguna de estas frutas o sabores representa real competencia para el aguaje.

Una prueba adicional de la seguridad del mercado regional del aguaje es el hecho de que su crecimiento y mantenimiento no necesitaron ni necesitan actualmente de promoción, publicidad o propaganda, mucho menos de intervenciones estatales o de otro tipo. Han sido completamente autónomos y autogenerantes. Sin embargo, este mercado presenta limitaciones para un mayor crecimiento.

En el caso de que en el futuro se comience a producir productos de aguaje diferentes a los actuales, como, por ejemplo, aceite con fines cosméticos o medicinales, tampoco se presenta competencia regional de cadenas similares.

Socios